Mi esencia personal

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde el momento de egresar de la universidad con un diploma de médica bajo el brazo, y la sensación de haberme equivocado de camino, de sólo haber cumplido un mandato familiar... pero algo sí estaba claro, la única dirección posible a seguir era hacia el campo de la salud mental, en el intento de la libertad propia y ajena.

Y allí fuí, rumbo al lugar que sería la cuna de mi formación en el trabajo profesional, y su creadora la Dra. Telma Reca, a quien reconozco como inspiradora inicial de mis eternas búsquedas de "la verdad", quien con su espíritu investigador, examinó con sentido crítico todas las escuelas y corrientes psicológicas que existían hasta el momento, integrándolas de un modo creativo en su propio modelo de abordaje que ella definió como genético, dinámico y profundo.

Genético porque toma en cuenta lo que traemos como carga hereditaria y conoce la génesis de las funciones psicológicas y su evolución en el tiempo, dinámico porque sabe que los seres humanos estamos en permanente cambio, y siempre debemos considerar que así como no se puede detener el agua del río, tampoco se puede congelar un proceso en un sitema vivo, y profundo, porque bucea en lo más hondo del alma humana, sabiendo que muchos de sus contenidos son inaccesibles por método objetivo alguno, reconociendo su genuina necesidad de autorrealización, altruismo e integración social.

Un enfoque fundamentalmente psicoterapéutico, no medicamentoso dentro de la psiquiatría argentina, introduciendo la idea de la variabilidad del símbolo, teñido para cada uno de nosotros por la subjetividad, de acuerdo a nuestras experiencias personales.

En ese mismo lugar de mis primeros pasos en el enfoque sistémico para abordar tanto lo familiar como lo individual, tomando así conceptos de la teoría general de los sistemas y la física cuántica aplicados al ser humano y sus interacciones y vínculos.

Y más tarde ya habiendo incursionado en el terreno de lo alternativo, no por estar en segundo plano, sino por el lugar que inicialmente la sociedad y la comunidad científica le ha asignado, y fiel al estilo aprendido, integrándolo profundamente con lo anterior, fue la filosofía del Dr. Edward Bach, otro observador e investigador de la conducta humana en su época, que también exploró todos los modelos de tratamiento que la medicina había desarrollado en aquel tiempo, hasta descubrir o crear su sistema de esencias florales para curar "sin dañar", parafraseando nuestro juramento hipocrático, con el que me siento plenamente identificada, así como con su tesón para ir en busca de la realización de sus sueños.

"Nada de lo que atañe al desarrollo, la salud y la vida del hombre me es indiferente", en ese sentido, haciendo propias estas palabras de la Dra. Reca, todas las disciplinas de autoconocimiento y tratamiento que he incorporaro en mi "caja de herramientas" cumple con éstas premisas marcadas a fuego en mi corazón y en mi mente: tiene que ver con el desarrollo, la salud y la vida, y contribuye a prevenir o evitar el mal, o a hacer el bien, sabiendo que la verdad nos hace libres, y que como también aprendí, "la terapia es una experiencia emocional correctiva, un modo de relacionarse sanamente con un otro, que luego es trasladado al universo de todos nuestros vínculos significativos", y reconociendo lo que hoy siento como misión de vida, iluminar el campo de la conciencia para liberar la esencia de cada uno, surgen unas palabras de Jung a modo unificador:

"Entre la gente impera un error fundamental, que supone la existencia de contestaciones, soluciones, o concepciones precisas, que bastaría enunciar para que se hiciera la luz. Pero la verdad más bella de nada sirve, como lo confirma insitentemente la historia, si no se convierte en íntima experiencia de cada uno. Lo que nos hace falta no es saber la verdad, sino vivirla, experimentarla. Nada más inútil que hablar de cómo debía o tenía que ser, y nada más importante que hallar el camino que conduce a esos fines".

En éste habrá inevitablemente errores, pero también aciertos e "ideas rectoras" que orientan la experiencia de vivir cómo éstas de mis propia historia personal. Estos maestros fueron los que me dieron el permiso de experimentar, jugar, interactuar y elegir, con el cuidado y la clara intención de ser artífice de la felicidad y el crecimiento de todos los que acuden a mi buscando el alivio de sus dificultades.

Te invito a conocer un poco más de mí haciendo click aquí:

Nora Godelman :: contacto@florecerenlatierra.com.ar :: Cel: 15 5592 8392

Palabras claves: Terapias Breves, Oligoelementos, Flores de Bach, Sales de Schuessler, remedios florales, Edward Bach, talleres y cursos de flores de bach

Powered by: www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com